¿Por qué los padres no deben dar tablets o móviles a los hijos?

Es común que en la actualidad los padres se preocupen por las nuevas tecnologías, así que en este artículo se hará referencia del porque los padres no deberían de entregarle el celular o una tablet a sus hijos y cómo lograr desligarse de este hábito que puede llegar a ser adictivo y destructivo para ellos. 

Los niños han dejado a un lado los juegos al aire libre que se han sustituido por aplicaciones que pueden llegar a ser adictivas para ellos, si los padres decidieron no dar el móvil ni otro dispositivo a los niños, seguramente verían el mundo de otra manera y no detrás de una pantalla. 

Razones por la que los padres no deberían dar dispositivos a los niños 

Existen estudios que demuestran acerca del impacto que tienen las pantallas en las funciones y el cerebro de los niños y adolescentes, lo que se está observando actualmente son las consecuencias del uso de esas pantallas a una edad temprana, entre ellos se pueden mencionar los problemas de atención, empobrecimiento del lenguaje y dificultad del sueño. 

Asimismo, se está viviendo un daño importante como es la capacidad cognitiva, como el desarrollo cerebral, incluso algunos estudios evalúan el impacto negativo del uso de estas pantallas en el mundo académico, en el caso de los niños disminuye su rendimiento escolar. 

Es importante mencionar que tanto la imaginación como la creatividad disminuyen notablemente, pero las consecuencias del uso excesivo de las pantallas también trasciende en el ámbito social, pues una gran cantidad de estos niños les cuesta relacionarse con otros niños o adultos.  

Cabe destacar que además, esto les resta tiempo para hacer las tareas necesarias y propias de su edad, como son las tareas escolares, jugar al parque o pasar tiempo de calidad con su familia. 

Consejos para los padres 

Es importante conocer una serie de consejos que ayuden a los padres a controlar el uso de las nuevas tecnologías, primero hay que evaluar y valorar los dispositivos que se usan y para que, así como el tiempo que dedica para ellos, luego a partir de ahí y de mutuo acuerdo se debe limitar el tiempo y el tipo de equipos que utiliza. 

Antes de comenzar a entregarles los dispositivos hay que hacerse algunas interrogantes importantes, ¿está realmente preparado para ellos? ¿Será capaz de utilizarlo con moderación? ¿Le quitará tiempo de jugar o estudiar? 

Actualmente, la sociedad vive hiperconectada a través de una tecnología que aporta múltiples beneficios, pero es necesario saber cómo se utilizará este recurso, si es en el ámbito educativo o solo de entretenimiento, es necesario evitar ser adictos a estas pantallas. 

Es importante que los niños también hagan un uso responsable de estas tecnologías, ya que los padres son un ejemplo a seguir, si como padres observan el móvil a cada rato, los hijos no tardaran en hacer lo mismo, asimismo pasa si están frente a la pantalla mucho tiempo. 

Finalmente, no es necesario castigarlos por el uso del móvil, estos dispositivos nunca deben ser ni un premio o un castigo, deben utilizarse como un recurso para usar de forma pactada entre padres e hijos y en pro de sus necesidades educativas y de entretenimiento.